JESUCRISTO   LA RESURRECCIÓN VIENE. HE AQUÍ QUE VIENE CON LAS NUBES Y TODO OJO LE VERÁ, Y LOS QUE LE TRASPASARON. Apocalipsis 1:7.

   PAGINA INICIAL 

 CONT@CTENOS    EL CAMINO A  DIOS    EL EVANGELIO   LA BIBLIA     DICCIONARIO ESPIRITUAL    ALIMENTO SOLIDO

EL ESPÍRITU VENCE A LA LEY

LA HERENCIA DE LA UNCIÓN Y LA PRIMOGENITURA DEL ESPÍRITU

Cuando observamos que por naturaleza el hombre se deja guiar mas por lo que ve que por lo que no se ve, podemos comprender como es posible que en nuestro sistema de sociedad, ya sea en el tercer mundo como en occidente, en esta época como en la prehistoria, el hombre, o mejor dicho, la mayoría de los hombres caminan en la ceguera espiritual.

La otra opción, la espiritual, no carece de riesgos, ya que debido a la cantidad de "principados y potestades, 1Corintios 6:3 y Efesios 6:12" pero es la vía en la que el hombre que abre su corazón a Dios va a encontrar el Camino, que es Cristo, el Salvador, el Mesías.

De esta forma, vemos en los patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob como se perpetúa la unción del Espíritu, no en los que son por ley los herederos, sino los que lo son por la fe. Este estudio es un llamamiento a que Ud. se haga hijo primogénito de Dios, heredero con Cristo, heredero de la unción que Dios dio a Abraham, la de ser padre de las naciones de la tierra, de aquellos que serán llamados igual que él, amigos de Dios. Finalmente vemos como Dios hace que sean los hijos de fe los que tengan la revelación del Espíritu de Dios, y no los que por la ley son herederos de la Palabra de Dios. Los Judíos espirituales pueden ser gentiles o Judíos literales, pero los Judíos de la carne no heredan la unción del Espíritu Santo hasta que reciben el Mesías Yahshua, al que tienen anunciado en los profetas de la Biblia, al que crucificamos todos si no le aceptamos.

Por lo tanto:

Abraham, es llamado el amigo de Dios. 2 Crónicas 20:7.

Isaac, nacido por la promesa y por la fe, hijo de Abraham y de su esposa legítima Sara, pero Ismael era el primer hijo de Abraham, sin embargo es echado en tanto que era hijo de la esclava, que representa la religión a la que están sometidas tantas almas.

Jacob procede de Isaac, cuyo padre es Abraham, el amigo de Dios. El hermano de Jacob, el primogénito de Isaac con su esposa Rebeca, Esaú, menospreció su primogenitura, y la vendió a su hermano Jacob por un guiso de lentejas, que prefigura su preferencia por las cosas del mundo antes que las de Dios. A su vez Jacob, se enamora del Espíritu representado por Raquel, sin embargo le es dada Lea, la mayor, la primera, la Ley; primero la Ley, luego el Espíritu. Así como primero el Espíritu Santo nos convence de pecado con la Ley, y luego nos trae a Cristo que es el Camino del Espíritu para vida Eterna por el nuevo nacimiento de lo alto.

José, hijo de Jacob, tiene en Egipto dos hijos, Manasés y Efraín; el primogénito, Manasés, es sin embargo bendecido con la mano izquierda de Jacob en su vejez, cuando ya no veía, y aunque su hijo José le advierte de que la posición de sus hijos estaba cambiada, le dice que está bien así, escuchando al Espíritu Santo que le instruye a darle la bendición al menor, como si restableciera el orden al final cuando vemos que es sin embargo el mayor y primogénito según la carne el que aparece como una de las 12 tribus en los 144.000 de Apocalipsis 7. También se cumple este orden de primogénitura espiritual en los hijos de Judá, siendo que Fares está en la genealogía de Cristo, aunque fue Zara quien saco la mano antes.

¿Cómo se ve hoy día a los que son del espíritu y no de la ley?. En toda religión y en toda iglesia, los que son de corazón sincero ante Dios, tienen la convicción del Espíritu Santo y buscan la verdad antes que seguir a los demás, hasta el punto de dejar la congregación para anteponer a Dios antes que la pertenencia a un sistema que no da la bendición.

 

TEXTOS BÍBLICOS:

GÉNESIS 25

... Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. 32Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? 33Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. 34Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. 

He aquí la situación de los que menosprecian a Dios, los que no tienen al Espíritu, los que aborrecen la humildad y no aceptan a Su Salvador, al Hijo de Dios. Los ciegos espirituales, los que solo buscan el guiso de lentejas, lo que ven sus ojos y lo que pide la carne. Los que no buscan la resurrección y la vida eterna. Estos tendrán la muerte.

Éxodo 38 

...Y aconteció que al tiempo de dar a luz, he aquí había gemelos en su seno. 28Sucedió cuando daba a luz, que sacó la mano el uno, y la partera tomó y ató a su mano un hilo de grana, diciendo: Este salió primero.